Tres desafíos diarios de liderazgo que puede superar

Por John Rampton, fundador de Palo Alto, California Calendario, una empresa que ayuda a que su calendario sea mucho más productivo.

Lo has hecho. Trabajó duro, logró grandes objetivos y superó las expectativas, y ahora es un líder en su organización. Si bien su papel aporta prestigio y la oportunidad de causar un impacto, no está exento de enigmas.

Liderar un equipo implica un trabajo diario que puede conllevar ciertos desafíos. Consulte estas barreras comunes de liderazgo y descubra cómo puede superarlas a medida que continúa desarrollando sus habilidades.

1. Prácticas de comunicación deficientes

La mala comunicación es a menudo la raíz de muchos problemas en la vida. Específicamente para el lugar de trabajo, definir las expectativas de comunicación es esencial. Analice su estructura de comunicaciones actual y determine si es necesario realizar una reorganización.

A menudo, las líneas se pueden cruzar y la frustración puede surgir cuando los miembros del equipo no ven los hilos de discusión o las actas de las reuniones. En cambio, buscan respuestas, perdiendo el valioso tiempo de sus compañeros de trabajo cuando su pregunta fue respondida solo unos pocos correos electrónicos.

Aún así, este escenario indica un objetivo potencial para la revisión de su comunicación: si la información crítica del proyecto está contenida en hilos largos, estarán será difícil de encontrar. No es de extrañar que los miembros del equipo se sientan tentados a ir directo al grano pidiendo información a un colega.

Una forma de paliar este problema es almacenar datos vitales de una forma más accesible: una wiki de empresa o proyecto, carpetas compartidas en Google Drive o Microsoft Office, su sistema de gestión de proyectos, etc. Luego, asegúrese de que todos sepan dónde encontrar qué tipo de información. Cuando los miembros del equipo saben cómo obtener sus propias respuestas a preguntas básicas, pueden reservar sus comunicaciones con sus compañeros para oportunidades de colaboración de mayor valor agregado.

Al abordar un problema común como las expectativas de comunicación, puede preparar el escenario para la claridad y aumentar la productividad de su equipo. Los miembros del equipo estarán mejor informados y probablemente más satisfechos cuando puedan comunicarse de manera más eficaz.

2. Relaciones no auténticas

Ser auténtico en el lugar de trabajo puede parecer una tarea más grande de lo que realmente es. Para participar de forma auténtica mientras construye su credibilidad, sea usted mismo. Sea transparente acerca de sus ganancias y pérdidas, mientras se asegura de transmitir lo que aprende de ellos. Se volverá más accesible y confiable al compartir éxitos y fracasos con su equipo.

Si un miembro del equipo le ofrece un desafío, ¿cuál es su enfoque habitual? Es posible que sienta la tentación de dar un consejo, incluso si no lo ha enfrentado de primera mano. En cambio, escuche primero. Después de que el miembro de su equipo le explique su problema, haga preguntas de sondeo para ayudarlo a encontrar posibles soluciones. Agregue color a la conversación a través de sus experiencias si eso tiene sentido, pero reconozca lo que está haciendo y lo que no sabe.

Resista la tentación de resolver su problema por ellos. En su lugar, guíelos hacia una solución que puedan comprar y poseer. Cuando desarrollen la estrategia de resolución de problemas, es más probable que la implementen y lo verán como un líder genuino y compasivo.

3. Gestión rígida del tiempo

Nunca es divertido decir que no. Tampoco es divertido sentir que su agenda está sobrecargada hasta el punto de agotarse. Si puede, incorpore horarios flexibles en su horario diario para permitir interrupciones y la vida real.

A veces, un miembro del equipo entrará a su oficina para un registro rápido o una conversación seria. No los deje colgados ni permita que un problema se agrave solo porque no tiene tiempo. En su lugar, programe esas interrupciones del horario para poder ofrecer flexibilidad cuando el trabajo lo requiera. Cuando su “política de puertas abiertas” realmente signifique que dedicará tiempo a las personas cuando lo necesiten, su equipo lo notará y lo apreciará.

Mientras brinda a los miembros del equipo una atención orientada al trabajo cuando sea necesario, tenga cuidado de no parecer infinitamente disponible. No quiere dar la impresión de que su tiempo no es valioso. En su lugar, cree límites saludables en torno a su horario de trabajo, pero esté abierto a relajarlos de vez en cuando para adaptarse a las necesidades de la organización y el equipo.

Flexione sus músculos de liderazgo

Al igual que en el gimnasio, sus músculos de liderazgo deben ejercitarse con regularidad para fortalecerse. Sea consciente de sus acciones y tómese el tiempo para pensar en cómo está logrando mejoras.

Cree un espacio en su agenda para aprender más sobre la estrategia y la práctica del liderazgo. Reserve tiempo cada semana para reflexionar, reflexionar e implementar lo que ha aprendido. Cuando priorizas tu desarrollo profesional, puedes tomar mejores decisiones como líder. Al hacerlo, estará apoyando a su equipo de la manera que ellos y la organización merecen.

A través de sus esfuerzos enfocados, su equipo lo contará entre los mejores líderes para los que ha trabajado. Supere estos desafíos de liderazgo y estará liderando un equipo poderoso en poco tiempo.

Artículo anterior3 formas en que se democratiza la inversión
Artículo siguienteUn récord de 4,5 millones de estadounidenses renunciaron a sus trabajos en noviembre mientras los empleadores luchan por retener a los trabajadores

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here