Padre Rico, Padre Pobre | 6 Lecciones para ser Rico

PADRE RICO PADRE POBRE

SEIS IMPRESCINDIBLES LECCIONES DE ROBERT KIYOSAKI PARA SER RICO. EXTRAÍDAS DEL LIBRO “PADRE RICO, PADRE POBRE”

Imagina que tuvieras dos padres, uno de ellos altamente educado y el otro que no acabó la escuela, uno de ellos con un doctorado y el otro sin ningún título por el cual pedir crédito, uno de ellos convirtiéndose en uno de los hombres más ricos de su ciudad y el otro que siempre estaba lidiando con problemas económicos

Esta es la historia de Robert Kiyosaki que decidió escuchar a su Padre Rico a pesar de que era el único que no tenía ningún diploma.

Consulta también La Via Rápida del Millonario de MJ De Marco

El problema de la educación financiera es que no se enseña en las escuelas, sino que la forma de manejar y utilizar nuestro dinero se enseña en casa. Si no eres uno de esos pocos afortunados, cuyos padres saben cómo mantener y crecer su riqueza, lo más seguro es que hayas aprendido unos principios erróneos, es por ello que nada mejor que seguir los consejos de Robert Kiyosaki para dirigirnos hacia la libertad finaciera.

LOS RICOS NO TRABAJAN POR DINERO, HACEN TRABAJAR AL DINERO TRABAJA PARA ELLOS

La vida de las personas está fundamentalmente gobernada por dos emociones: el miedo y el deseo.

Todos tenemos: miedo miedo a quedarnos sin dinero, a no tener un empleo, a no poder pagar las facturas. Pero también tenemos miedo a que piensen o hablen mal de nosotros, a quedarnos solos, o a no poder relacionarnos con los demás.

La verdadera diferencia entre las personas ricas y las personas pobres es la manera en que manejan el miedo. La gente hace cosas porque todo el mundo las hace, se privan de buscar soluciones a sus propios problemas porque no quieren ser diferentes a los demás.

COMPRAR PADRE RICO, PADRE POBRE EN AMAZON

Es este miedo el que las hace conformarse y no cuestionarse opiniones aceptadas o modas populares:

  • no cometas errores
  • no tomes riesgos
  • tu casa es tu mejor activo
  • consigue un trabajo seguro

La gente consigue un trabajo seguro, cumplen lo que se espera de ellos y entonces el deseo se apodera de sus instintos. Con cada cheque a fin de mes, piensan en todas las cosas que con ese dinero pueden comprar y lo felices que serán cuando por fin se hagan con ellas

Así es como se establece lo que se conoce como Carrera de las Ratas: la gente va a trabajar, paga sus facturas, va a trabajar y paga sus facturas en un ciclo interminable.

Conforme pasa el tiempo, puede que su salario aumente, pero cómo se gastan todo el dinero que tienen, siguen sin ser financieramente libres.

Para salir de la rueda o carrera de la rata, solo se necesitan dos pasos:

1. El primero de ellos es decir la verdad, ser honesto sobre tus emociones y utilizarlas a tu favor no en tu contra. La mayoría de personas dejan que sus emociones piensen por ellos mismos. Mucha gente dice no estoy interesado en el dinero, a pesar de que trabajan más de ocho horas al día

Vivir toda tu vida con miedo, sin explorar tus sueños, es vivir atrapado en la desesperanza. Trabajar y esforzarte toda tu vida por dinero, pensando que te comprará cosas que te harán feliz, también lo es

2. El segundo paso es aprender a hacer que tu dinero trabaje para ti. Entender que un empleo es una solución a corto plazo para un problema que se prolonga en el tiempo. Para hacer a tu dinero trabajar por ti, solo hay que entender la diferencia entre un activo y un pasivo

  • Un Activo es algo que te pone dinero en el bolsillo cada mes
  • Una Pasivo (o deuda) es algo que te quita dinero mensualmente

Cualquier cosa, como por ejemplo una casa, puede ser un activo o una deuda, todo depende de si ese algo te ayuda económicamente o te hace más difícil la tarea de pagar las facturas.

Las personas pobres no tienen más dinero del que se gastan para satisfacer sus necesidades básicas. Los ricos utilizan su dinero para crear o comprar activos.  La clase media por su parte, compra deudas que piensan que son activos.

Al cabo de un tiempo, los ricos tienen una columna de activos que les generan suficientes ingresos como para cubrir sus gastos mensualmente, la clase media sigue trabajando para pagar sus deudas y los pobres se mantienen en el mismo sitio.

La primera lección para mejorar económicamente: empieza a comprar cosas que te beneficien a largo plazo.

APRENDER SOBRE FINANZAS

 

En 1923, un grupo de entre los más ricos hombres de negocios de Estados Unidos se reunió en uno de los hoteles más grandes de Chicago: entre ellos estaban el director de la empresa productora de hierro más grande de América,  Charles Schwab, el director de la compañía más grande de petróleo, Howard Hopson, y uno de los mayores especuladores de stock y Jesse Livermore.

25 años después, estos titanes de los negocios habían acabado sus vidas como sigue:

  • Schwab murió sin un centavo, después de cinco años viviendo con dinero prestado.
  • Hopson se volvió loco.
  • Livermore se quitó la vida.

Dudo que alguien pueda saber lo que realmente le pasó a estos hombres, pero si te fijas en la fecha (1923), fue justo antes del crack del 29 y de la gran depresión, por lo que es bastante probable que estos eventos tuvieran una gran influencia en estos hombres y en sus vidas.

Hay una lección importante que se puede aprender de estos hechos, especialmente hoy en día, que vivimos en unos tiempos de mayor y más rápido cambio que el que estos hombres tuvieron que afrontar; y es que mientras la mayoría de personas se preocupan sobre el dinero y sus ingresos, muy pocos se toman en serio su educación y su conocimiento.

Es la inteligencia la que soluciona los problemas y produce dinero. El dinero sin inteligencia y sin inteligencia financiera, es dinero que se va pronto. Tu conocimiento es más importante que tus ingresos.

OCÚPATE DE TUS PROPIOS NEGOCIOS

Imagina que estás en una reunión de bar con tus amigos y les preguntas: ¿cuántos de vosotros podéis hacer una hamburguesa mejor que la de McDonald’s?

Seguro que casi todos levanten la mano. Sin embargo, ¿por que McDonald’s gana más dinero que ellos?

En 1974 pidieron a Ray Kroc, el fundador de Mcdonald’s, que dieron a charla en una universidad de Texas. Después de la charla, los estudiantes le preguntaron a Ray si se uniría a ellos a tomar unas cervezas.

Cuando todo el mundo ya tenía las cervezas en mano, Ray preguntó: ¿en qué negocio creen que estoy metido?. Todo el mundo el rió y la mayoría de los estudiantes pensaba que Ray simplemente les estaba gastando una broma.

Finalmente alguien le dijo, -Ray, ¿quien en el mundo no sabe que estás en el negocio de las hamburguesas?

Ray soltó una risa, y dijo: -Eso es lo que pensaba qué diríais. Se paró un segundo y añadió: -Señoras y señores, no estoy en el negocio de las hamburguesas, mi negocio es el negocio inmobiliario.

Aunque en sus planes, Ray sabía que el negocio se centra principalmente en vender franquicias de hamburgueserías, nunca perdió de vista la localización de cada una de ellas, especialmente porque sabía que de hecho, el suelo y su localización, eran los factores más importantes en el éxito de las mismas.

La persona que compra la franquicia, también compra el inmueble para la organización de Ray.

Hoy en día, Mcdonald’s es el mayor propietario de inmuebles del mundo, poseyendo incluso, más que la Iglesia Católica.

LOS IMPUESTOS Y LAS CORPORACIONES

Si a 100 personas les dieran 10.000 euros,

  • 80 de ellas incurrirían en más deuda
  • 16 los incrementarían en un 5 o un 10 por ciento
  • Sólo 4 harían 20 mil euros o millones.

Si tomáramos la fortuna de Bill Gates y la repartiremos entre todos los ciudadanos de EE.UU, cada uno de ellos recibiría aproximadamente 240 euros.

Eso significa que si descapitalizáramos corporaciones como la fundación Bill Gates o Microsoft y distribuyéramos ese dinero teniendo en cuenta los datos anteriores, la situación económica general de la población estadounidense empeoraría.

Puede que alguna vez hayas oído hablar del ideal de Robin Hood y puede que tú mismo alguna vez hayas pensado, que aquellos que más tienen deberían contribuir más que aquellos con menos recursos, y que esa es la manera en la que la sociedad está organizada.

Pero la verdad es ligeramente diferente, que por mucho que te pese, los ricos no pagan.

La secretaria de Warren Buffett, paga en términos porcentuales más impuestos que él. Porque económicamente, las personas se dividen en productores y jugadores.

Los productores son aquellos que contratan a gente para llevar a cabo proyectos generan progreso y producen riqueza.

Los jugadores o realizadores, son aquellos que se especializan en un área de conocimiento, hacen su trabajo y son pagados por ello.

Si se permite no cobrar grandes impuestos a los productores, es porque si se hiciera la economía se estancaría, habría menos desarrollo y más dificultades económicas e incluso, los jugadores mejor formados podrían tener problemas para encontrar trabajo.

Sin embargo, el gobierno necesita dinero para sostenerse y al contrario lo que ocurre en una empresa privada, la forma en que utiliza sus recursos económicos no contempla la eficiencia de manera estricta, sino todo lo contrario. Si no utilizan todo el dinero que recaudan corren el riesgo de perderlo en la siguiente recaudación.

Mientras los ricos ganan su dinero a través de corporaciones y utilizan herramientas fiscales para evitar las grandes bases imponibles y sostener su actividad. Los pobres y la clase media siguen pagando impuestos en función de su salario. Incluso los impuestos que pagan aumentan progresivamente a medida que su salario también lo hace.

Es ese médico con 15 años de formación y sacrificio el que paga un 50% de sus ingresos al gobierno (pagan porcentualmente mucho más que un asalariado).

LOS RICOS INVENTAN EL DINERO (el dinero no es real) 

El dinero es lo que nosotros aceptamos que es. Cuando Alexander Graham Bell patentó su teléfono, empezó a tener problemas a causa de la gran demanda de su fabulosa invención.

Al necesitar una compañía más grande, se dirigió al gigante Western Unión y le ofreció su pequeña empresa y su patente a cambio de 100 mil dólares. El presidente de Western Union se burló de él y la rechazó, argumentando que el precio era ridículo. El resto es historia, una industria multimillonaria emergió de la nada y AT&T nació por aquel entonces.

De la misma manera que pasó cuando Bell inventó el teléfono, quedan aún enormes cambios por venir. En los próximos años habrá más y más gente como el joven Graham Bell y cientos de personas como Bill Gates, así como compañías enormemente exitosas como Microsoft o Apple.

Este es sin duda el momento más excitante de la historia y lo mejor que podemos hacer es dar la bienvenida a los cambios antes que temerlos.

Puede que 300 años antes la riqueza fuera la tierra y que la persona que poseía la tierra fuera la más rica de todas, puede que hace no mucho la riqueza estuviera en las factorías y las plantas de producción y que aquel que dominará las industrias fuera la persona más próspera.

Pero hoy en día la riqueza está en la información. La persona que tiene mayores conocimientos y la que tiene más rápido acceso a información de última hora, posee la riqueza.

El problema de esto es que la información vuela alrededor del mundo a la velocidad de la luz. La nueva riqueza ya no puede ser contenida por límites o bordes de ningún tipo como pasaba con la tierra o con las fábricas.

En la era de la información, el dinero aumenta exponencialmente. Algunas personas se hacen ridículamente ricas por ideas y por acuerdos. El activo más poderoso que todos tenemos es nuestra mente. Si lo entendemos bien, puede crearnos enormes riquezas casi de manera instantánea. Invierte en tu cerebro para crear algo que valga la pena.

NO TRABAJES POR DINERO, TRABAJA PARA APRENDER

Hace unos años Kiyosaki aceptó una entrevista con una joven reportera en Singapur. Durante la entrevista, ella le confesó que también le gustaría ser un Best Seller de la misma manera que lo había hecho Robert con “Padre Rico, Padre Pobre”.

A pesar de tener un gran estilo y haber escrito algunas novelas excelentes, parecía que su carrera no iba a ningún lado por lo que le pidió algún consejo . Kiyosaki le recomendó que tomara un curso de marketing y que aprendiera a vender sus libros.

La reportera respondió con incredulidad y rechazo. –Nunca caeré tan bajo como para aprender a vender. le contestó con rabia

Es lógico y normal pensar que si quieres ser el autor de un Best Seller, además de aprender a escribir, también tengas que saber algo de marketing, que si quieres tener el mejor restaurante del mundo, además de negocios, también tengas que saber algo de cocina y que si quieres ser un gran músico, además de aprender a tocar un instrumento, también necesites saber editar una pista de audio.

A la mayoría de nosotros nos han enseñado a ir a la universidad no para aprender sino para encontrar un trabajo. Si luego nuestro salario se nos queda corto, nos especializamos.

El problema de la especialización, es que por una parte, muchas veces no solucionan nuestros problemas para llegar a fin de mes. Te sorprendería saber la cantidad de buenos profesionales que a pesar de ocupar una posición respetada, siguen afrontando problemas económicos.

Por otra parte, el aprender una habilidad que solo es valiosa en una industria, quedas atrapado y dependiente de esa especialidad.

Esa es la razón por la que son tan importantes los sindicatos a la hora de reclamar tus intereses laborales, como pasa en el caso de los médicos, pilotos o profesores.

La sexta lección de los ricos es si quieres ser el dueño de tu vida: trabaja para aprender, no trabajes por dinero

Facebook Comments

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here