Benjamín Graham: El Inversor Inteligente

Benjamín Graham El Inversor Inteligente

El inversor inteligente de Benjamin Graham es un libro que todo aquel que esté interesado en invertir en acciones y en el mercado de valores debería leer.

Ben Graham es considerado el consejero de inversiones más importante del siglo 20,  es por ello que su libro “El Inversor Inteligente, a pesar de haber sido escrito hace ya más de medio siglo, aún es considerado por muchos expertos como uno de los más importantes para iniciarse en el mundo de las inversiones.

Lo primero que hay que entender es cómo ganan dinero los inversionistas a través del mercado de acciones. Un inversionista ganar dinero cuando compra una acción a un precio bajo y luego logra venderla, cuando está aumentado su valor. En términos muy simplificados esta es la forma principal en la cual se obtienen ganancias a través de la bolsa.

También es de entender que algunas compañías brindan dividendos o beneficios a los poseedores de sus acciones cada cierto tiempo.

Ahora vamos a las ideas principales del Libro El Inversor Inteligente.

1-Existen dos perfiles en el mercado de las acciones, el especulador y el inversor.

Especular vs. invertir

►El especulador es la siguiente alguien que no tiene conocimiento sobre las acciones que está comprando, pero tiene la convicción de que en el futuro podrá venderlas a un precio más alto. En términos generales, un especulador es aquel que intercambia valores sin tener un conocimiento profundo de ellos, aquel que especula por lo general arriesga más dinero del que está dispuesto a perder y espera batir los rendimientos generales del mercado por un amplio margen.

Los resultados obtenidos por un especulador generalmente son pobres, sin embargo, Graham nos dice que la especulación dentro de las inversiones es importante, ya que sin ella, nuevas compañías no tendrían la posibilidad de adquirir capital de expansión, pero aclara que si se quiere poner dinero en riesgo a través de esta práctica, se debe tomar sólo un pequeño porcentaje para hacerlo y separarlo completamente del programa principal de inversión.

►Un verdadero inversor es aquella persona que antes de tomar una decisión para comprar acciones , realiza un profundo análisis sobre la compañía en la que está invirtiendo, se protege de grandes pérdidas y aspira a tener un desempeño adecuado con su portafolio.

Pero la característica más importante del verdadero inversor es su visión a largo plazo. Aquel que tiene una estrategia sólida no puede perder en un horizonte largo de tiempo.

Solo para ponerlo en perspectiva, en el libro se dice que si alguien hubiese invertido 1 dólar en acciones en el año 1900 y hubiera reinvertido todos sus dividendos a lo largo del tiempo, su portafolio para el año 2000 valdría aproximadamente 16.797 dólares.

Como vemos, invertir en el mercado de valores no es una manera rápida para hacerse millonario. Un verdadero inversionista obtendrá ganancias y es responsable y constante con sus inversiones.

¿Cómo se Invierte en la Bolsa de Valores?

La práctica más común para hacer inversiones en la actualidad es a través de un broker. Un broker es un intermediario (persona o entidad) entre compradores y vendedores de acciones, commodities, bonos y otros instrumentos financieros

A través de internet, se puede acceder servicios de estas plataformas en donde se pueden hacer las inversiones.

¿Qué estrategias se recomiendan a la hora de invertir?

Dos de los instrumentos más comunes de inversión son las acciones y los bonos de renta fija.

Acciones vs. Bonos

►Las acciones son títulos de propiedad sobre una parte de una empresa determinada (1%, 5%, 10%, etc). Alguien que posee acciones tiene derechos a recibir dividendos periódicamente y como lo decíamos anteriormente, se puede beneficiar cuando ha comprado una acción a un precio bajo y posteriormente logra venderla cuando su precio aumenta.

Invertir en acciones supone mayor riesgo en el sentido de que nadie puede garantizar una rentabilidad fija; todo dependerá de las condiciones generales de las empresas y también del mercado.

►Los bonos de renta fija por su parte, son certificados que acreditan que tú le has prestado un dinero a una entidad y por este préstamo te van a pagar un interés anual.

Por lo general, este tipo de bono representa una inversión segura, ya que garantiza una rentabilidad fija; es por ello que las utilidades generadas por los bonos corporativos de alta calidad tienden a ser muy bajas.

Para que haya resultados óptimos, Benjamin Graham propone diversificar el portafolio en bonos y acciones (renta fija y variable).

Se puede repartir el portafolio de inversión de distintas maneras:

►Si el inversor tiene una mayor tolerancia al riesgo, puede hacer que su portafolio contenga hasta un 75% en acciones, mientras que si la tolerancia al riesgo es baja, el inversor puede hacer que su portafolio contenga hasta un 75 % de sus inversiones en bonos de renta fija.

Esta repartición entre bonos y acciones también depende de la edad de la persona que invierte. Por lo general, una persona joven, puede destinar un mayor porcentaje de sus inversiones en acciones ya que ante cualquier eventualidad de perder dinero, tiene tiempo de recuperarse. Mientras que si la persona es mayor y está cerca del retiro, lo más sensato es que su portafolio se componga mayoritariamente de bonos de renta fija.

En definitiva, los porcentajes que el inversor decida implementar dependen de la estrategia que utilice.

DOS ESTRATEGIAS PARA SER UN INVERSOR INTELIGENTE

inversor

►El Inversor Emprendedor: Esta persona se caracteriza por estar continuamente investigando, seleccionando y monitorizando el portafolio de acciones. Este tipo de inversor posee un mayor porcentaje de sus inversiones en el mercado de acciones y busca frecuentemente comprar y vender acciones de acuerdo a su diferentes criterios de evaluación.

►El Inversor Defensivo: se caracteriza por asumir menores riesgos y crear un portafolio permanente que funcione en piloto automático y requiera menor esfuerzo.

Ambas estrategias son válidas y pueden otorgar buenos resultados en las inversiones.

En el caso de los inversores defensivos, existe una práctica denominada promedio de coste en dólares; ésta consiste en colocar la misma cantidad de dinero todos los meses para comprar títulos financieros. Esto implica que, independientemente de las tendencias del mercado el inversor va a invertir dinero de manera regular.

Un inversor que adopta esta estrategia, por lo general no invierte en acciones individuales sino en fondos de inversión cuya estrategia es diversificar su portafolio en todo el sector industrial.

Los más comunes fondos de inversión de este tipo son los fondos de índice cotizados que emulan los rendimientos de los índices bursátiles del promedio industrial Dow Jones y del Standard and Poor’s 500.

Dow Jones vs. SP500

-El Fondo Indexado basado en el  Dow Jones reflejará el comportamiento del precio de la acción de las 30 compañías industriales más importantes y representativas de los Estados Unidos.

-El S&P 500 por su parte, hace su diversificación en las acciones de las 500 compañías más grandes de EE.UU. Se lo considera el índice más representativo de la situación real del mercado

Aquellos que adoptan la estrategia de invertir en estos fondos, colocan dinero periódicamente en los mismos y de manera adicional invierten la rentabilidad generada por sus inversiones; todo ello puede generar excelentes ganancias en el largo plazo gracias al interés compuesto.

Estos Fondos de inversión cotizados, también llamados ETF (exchange-traded fund) pueden ser comprados o vendidos en el mercado de valores de la misma manera que se hace con una acción, con la diferencia de que con los ETF se diversifican las inversiones en varias acciones de empresas al mismo tiempo

Como vemos, esta es una estrategia pasiva, quizás un poco menos emocionante, pero a la vez muy eficaz para generar ganancias a través de la inversión

Dos puntos a tener en cuenta:

  1. Cuando se invierte en acciones, el riesgo de perder dinero siempre va a existir, por lo cual, es recomendable que el inversor destine una parte de su portafolio a instrumentos de inversión más seguros como los bonos de renta fija.
  2. Esta es una estrategia de inversión a largo plazo, invertir en bolsa no es como una carrera de 100 metros, es como una maratón y solo aquellos que están dispuestos a tener disciplina con sus inversiones durante un periodo de tiempo prudencial, podrán obtener los mayores beneficios.

El INVERSOR EMPRENDEDOR

Este tipo de Inversor dedica más tiempo al estudio de las empresas en las cuales van a invertir; mira el comportamiento general de las acciones e intercambia acciones y otros títulos de manera frecuente.

Algo que el autor recomienda para aquellos que son inversores activos, es evitar en lo posible realizar intercambio de acciones a diario ya que las comisiones cobradas por los brokers cada vez que se compran se vende una acción son altas. Esto implica que entre más transacciones hagas mayores van a ser tus gastos y menores los rendimientos obtenidos.

Otra recomendación es que no se debe seguir ciegamente el comportamiento del mercado ni de los demás inversionistas para tomar decisiones. Es muy común, que cuando una acción o un producto adquiere mucha popularidad, más inversores entren en el negocio por miedo a perderse la oportunidad y de esta manera el precio de la acción se dispare.

Es igualmente común que cuando una acción empieza a perder valor, los inversionistas llevados por el miedo, vendan sus acciones, esta estrategia no es óptima y por lo general otorga resultados pobres.

►La mejor estrategia es comprar cuando todo el mundo está vendiendo y los precios son bajos y vender los títulos cuando éstos son populares y tienen un valor alto en el mercado.

Esta estrategia de inversión se puede resumir con la famosa frase de del inversionista Warren Buffett que dice:

“Se temeroso cuando los demás sean codiciosos y se codicioso cuando los demás sean temerosos”

Cinco elementos que debe considerar todo inversionista emprendedor antes de adquirir una acción de una empresa:

  1. Sus perspectivas y planes a largo plazo
  2. La calidad de su equipo directivo
  3. Sus fortalezas financieras
  4. Los valores históricos de sus dividendos
  5. Su actual tasa de dividendos

Lo más recomendable es analizar al menos los reportes de los últimos cinco años para tener una visión general del negocio. Por lo general, un inversor emprendedor suele tener mayores rentabilidades que un inversor pasivo, pero esto implica invertir más tiempo y tener más conocimiento con respecto a este tema.

Definitivamente si quieres entrar en el campo de las inversiones este es uno de los primeros libros que deberían leer ya que contiene información amplia y precisa sobre este tema.

Facebook Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here